Copas de cristal

Por Isaac / hace 7 meses / 0 Comentarios ».

En un reino muy lejano había una joven, no era tan hermosa como su princesa, ni con destreza para batallar o cocinar, pero eso no le importaba porque ella tenía una gran destreza: sabía hacer copas de cristal, las más relucientes y con el cristal más delicado.

Copas de cristal

De repente un día no amaneció, todos en el reino se encontraban muy preocupados, hasta que un sirviente del rey hizo un anunció

  • Como saben nuestra reina ya ha muerto, es una verdadera tragedia, por lo que pronto vendrá una nueva mujer que se ha robado de nuevo el corazón de nuestro rey. Con ella vienen grandes poderes, ella puede dominar el día y la noche –

Sonaron las trompetas en mitad de la plaza y el sirviente se despidió.

Nadie en el pueblo se podía imaginar quien suplantaría a su amada reina, sin embargo, ese anunció no les convencía mucho, esos poderes no eran del bien, nadie debía jugar con la naturaleza.

La joven que sabía hacer copas de cristal, si se alegró por la noticia, ahora tendría a una reina a quien ofrecerle su trabajo, sin más que esperar empezó a tallar el fino cristal, a darle hermosas figuras, espirales, corazones, la decoraban. Le notificó a su madre, su partida al castillo para recibir y ofrecerle sus copas de cristal a la nueva reina.

Ella vivía al borde de la otra ciudad, así que tuvo un largo viaje a caballo, al llegar al castillo todas las personas gritaban, corrían desesperadamente de un lado a otro, sin entender qué pasaba le preguntó a un hombre cual era el motivo de tanto alboroto, éste le respondió que la nueva reina era malvada y había dejado al rey en un sueño profundo y que pronto haría un comunicado de que debían hacer, para dejarlos en paz y despertar a su rey.

Apareció humo negro y la nueva reina vestida toda de negro con una gran belleza habló

  • Este pueblo no tiene nada, puras personas flojas tiradas por las calles, quien me muestre un verdadero oficio y el trabajo laborioso que posee, les dará la libertad y a su rey –

Se acercó un carpintero y sus obras de maderas no sorprendieron en nada a la reina, también un jinete le enseñó todos los trucos, una cocinera le hizo un buen festín, resignados creían la perdición de su reinado, finalmente la joven valiente le enseñó sus copas de cristal, la reina se impresionó tanto ante tal trabajo tan bien hecho que los dejó en libertad.

Comenta esta nota!

Los mejores cuentos cortos

Contamos con muchos Cuentos Cortos con los que podrás educar a tus hijos de una manera muy bonita. Los cuentos que tenemos tienen finales que les dará una buena lección a las vidas de tus hijos, desde respeto hasta el amor.