Santa Claus no cree en navidad

Por Isaac / hace 8 meses / 0 Comentarios ».

Eran los últimos días de noviembre y Santa Claus no empezaba con sus cotidianas actividades, ordenar a sus duendes la fabricación de juguetes, poner a los renos a entrenar para sus grandes recorridos, preparar a las pequeñas hadas navideñas para la búsqueda de las cartas de los niños. Porque este año Santa Claus no cree en navidad.

Santa Claus no cree en navidad

Los duendes muy preocupados decidieron que uno tenía que ir hasta su casa para averiguar qué le sucedía, eligieron a un tierno y alegre duende, era uno de los mejores amigos de Santa, se llamaba Tom.

Tom sin nada que esperar, caminaba por la fría nieve cantando, no podía creer que Santa Claus no cree en navidad, debía ocurrir algo horrible. Tom tocó la puerta, pronto salió Santa, no tenía su típico traje de rojo y se veía algo triste.

  • Santa Claus estamos esperando tus órdenes para empezar la navidad, ya los humanos han empezado a decorar con emoción las calles, ¿qué ha pasado? –
  • Mi amigo duende, Tom, de qué sirve que los adultos se emocionen por colocar lindos árboles navideños, si los niños ya no creen en nada, se la pasan pegados a sus celulares, televisores y computadoras –

Tom ya comprendía lo ocurrido, no sabía qué hacer. Decidió marcharse al encuentro con sus amigos duendes y buscar una solución

  • Compañeros, lo que ocurre es que Santa Claus no cree en navidad

Hicieron un plan, en definitiva, entre los humanos aún quedaban muchos niños emocionados por la navidad, sólo que Santa veía el lado negativo, encontraría al niño con el mejor espíritu navideño y lo traerían hasta el Polo Norte y lo convencería de iniciar la navidad.

Fue una complicada tarea hallar al niño adecuado, encontraron a Pipetto un niño de once años, sus padres se habían divorciado y en pocas épocas del año las solía pasar con ambos, amaba la navidad porque reunía a su familia, se daban lindos regalos y compartían.

Entonces Tom fue al mundo de los humanos y se apareció en la habitación de Pipetto, al principio el niño asombrado y luego feliz, les argumentó que no se podía escapar de  su casa pero le escribiría una carta:

“Querido Santa, soy Pipetto, te quiero escribir para que sepas: amo la navidad y no por los regalos que me ofrecen sino por la magia que tú le pones. Por favor, este año muchos queremos ser felices, haz la mejor navidad de todas”.

Santo conmovido volvió a creer en la navidad y empezó a trabajar a todo ritmo.

Comenta esta nota!

Los mejores cuentos cortos

Contamos con muchos Cuentos Cortos con los que podrás educar a tus hijos de una manera muy bonita. Los cuentos que tenemos tienen finales que les dará una buena lección a las vidas de tus hijos, desde respeto hasta el amor.