27 diciembre, 2015

Brownie el perro de chocolate

En un país hecho de puro caramelo existe un pequeño perro de chocolate el cual era muy alegre y juguetón, estaba todo el día jugando con el cocinero que lo creo, pero a pesar de que el cocinero siempre estaba pendiente de él se sentía muy solo pues nadie quería ser su amigo.

Pues tenían miedo de que al jugar mucho rato bajo el sol, o si lo abrazaban por mucho rato el pobre se derritiera y se hiciera cada vez más pequeño y más pequeño, pero eso Brownie no lo entendía pues pensaba que podían ser amigos sin jugar en el día o que lo abrazaran

Cierto día mientras caminaba por el país de caramelo durante la noche, se consiguió con un pequeño hombrecito de jengibre que estaba muy solito, así que se le acercó para saber porque no tenía amigos.

El hombrecito respondió que nadie era su amigo por miedo a fracturarlo mientras jugaban, y Brownie le dijo que él tampoco tenía amigos porque no lo querían derretir.

Asi que los dos se vieron por un momento y pensaron que podía ser amigos, pues el perrito no podía fracturar al hombrecito y el muñeco nunca derretiría al perrito.