Cuento de Rapunzel

Por Isaac / hace 1 mes / 0 Comentarios ».

Rapunzel es uno de los mejores cuentos para dormir que le podemos contar a nuestros niños, y que además es muy entretenido.

Es un antiguo cuento de hadas, con muchos años encima y que con el tiempo fue retocado para que pueda ser apreciado por el público infantil. No obstante, todos los cuentos de los hermanos Grimm, autores de Rapunzel, tienen una fuerte tonalidad de la vida en la edad media, por lo que también han recibido muchas críticas.

No obstante, vamos a ver ahora el cuento de Rapunzel.

El cuento de Rapunzel

Una pareja vivió durante años tratar de tener un hijo, pero no podía. Un día llegó la noticia que finalmente la mujer estaba embarazada, por lo que ambos estaban muy felices.

Un día la mujer comenzó a observar con mucha ansiedad las lechugas de su vecino por lo que tenía el antojo de comerlas. Pero su vecino era nada mas y nada menos que una malvada bruja, por lo que nadie se atrevería a pedirle ni mucho menos tratar de entrar al huerto para tomar algunas lechugas.

Pero el antojo de la mujer fue tanto que prontamente comenzó a dejar a de comer por la obsesión que sentía hacia estas lechugas y no las podía tener con ella. Al poco tiempo enfermó.

El marido, muy preocupado sin saber que hacer, resolvió entrar de noche al huerto y entró a recoger algunas lechugas. La mujer contenta las comió pero en vez de pasarse el antojo, el mismo aumentó, así que el hombre nuevamente entró. Pero, la bruja ya había percibido que le faltaban lechugas puesto que tenía todo precisamente calculado.

Por lo tanto, en aquella noche que nuevamente el hombre ingresó a su huerto, la bruja lo estaba esperando y de un zarpaso lo tiró al piso y le dijo:

  • ¿Cómo puedes atreverte a tomar lechuas de mi huerto sin permiso?

El hombre, no podía creer que la bruja lo haya atrapado y pensó que era su fin. Sin embargo, apeló al buen corazón que podría tener la mujer sin saber lo que le esperaba, y le contó que lo hizo para calmar el antojo de su esposa.

  • Esta bien, dijo la bruja, podrás seguir comiendo mis lechugas pero a cambio, tendrás que darme a tu hijo cuando nazca.

El hombre, triste y en una situación difícil, se vió obligado a aceptar lo que la bruja dijo.

El tiempo pasó, y finalmente la mujer dió a luz a una hermosa niña. Asi es que la bruja llegó y se llevó a la pequeña, tal como se había acordado.

La llamó Rapunzel. La niña era muy hermosa y la bruja estaba muy feliz con ella. Por eso mismo, para que nadie mas admire la belleza de la jovencita la encerró en una torre alta en medio del bosque. Allí no había forma de ingresar, no había escaleras ni puerta.

Cada vez que la bruja iba a visitarla le decía a Rapunzel que deje su trenza caer y así de esa manera ella trepaba y subía.

En aquel lugar solitario, Rapunzel comenzó a aprender varias destrezas entre ellas, el canto. Tenía una voz muy melodiosa.

Un día pasó por el aquel  lugar el hijo del rey. Un apuesto príncipe quien quedó extasiado por la hermosa voz de Rapunzel que cantaba y cantaba. No obstante, cuando vió que la joven que cantaba estaba en esa torre, trató de encontrar la forma para llegar a ella, pero no encontró ningún modo.

No obstante, el príncipe no desistió y varias veces volvió al lugar. Un día vió como una bruja llegaba a la torre, y decía:

  • Rapunzel, deja tu trenza caer.

Y ahí entendió que esa era la única manera de caer. Por lo tanto, en cuanto la bruja partió, el joven se acercó y tratando de cambiar la voz dijo:

  • Rapunzel, deja tu trenza caer

La joven extendió su trenza por la torre y el muchacho subió. Rapunzel al principió se llevó un gran susto, nunca habia visto a nadie, y menos a un hombre, solo estaba acostumbrada a la bruja.

Pero luego de un rato el hijo del rey le explicó como fue que llegó ahí, justamente extasiado por su hermoso canto y le propuso matrimonio.

Rapunzel aceptó pero sabía que no iba a ser fácil dejar aquella torre puesto que la bruja se opondría.

Por lo tanto, el muchacho acordó en dejarle un ovillo de seda en cada visita así podría tejer una escalera para salir de aquel lugar.

Los días pasaban, el príncipe iba de noche con su ovillo de lana  y Rapunzel tejía. Pero un día discutiendo con la bruja cometió el error de decir que malvada y no como el príncipe.

Por lo que la bruja, se sintió traicionada y le cortó la trenza a la muchacha. Además, la maldijo y con un hechizo la mandó a una tierra horrible e inhóspita. Después, armó una trampa con un garfio y la trenza para atrapar al príncipe.

Cuando el joven llegó y llamó a Rapunzel, la trenza bajó, pero era un engaño y allí estaba la bruja.

  • ¡Tu amada cantora ya no vive mas aquí y nunca mas podrás verla!, dijo la bruja

El príncipe entró en deseperación y se arrojó de la torre, pero se lastimó los ojos con las espinas que estaban en el suelo. En aquel momento el joven perdió la vista, y comenzó a vagar por el bosque buscando a su amada.

La búsqueda nunca cesaba pero un día cuando estaba por perder las esperanzas oyó a lo lejos una hermosa voz cantando una triste canción. Reconoció que era la voz de su amada y hacia allá fue.

Rapunzel no podía creerlo y corrió a abrazarlo. Las lágrimas de felicidad del príncipe comenzaron a caer sin parar y ocurrió un milagro, ¡el joven recuperó la vista!

Juntos ahora, comenzaron su camino hacia el reino y al poco tiempo se casaron y vivieron felices.

Comenta esta nota!

Los mejores cuentos cortos

Contamos con muchos Cuentos Cortos con los que podrás educar a tus hijos de una manera muy bonita. Los cuentos que tenemos tienen finales que les dará una buena lección a las vidas de tus hijos, desde respeto hasta el amor.