5 mayo, 2017

Tres cuentos cortos de princesas, ideales para contar antes de dormir!

Te presentamos tres cuentos cortos de princesas para disfrutar con los más pequeños de la casa.

Entretiene a tus niños y lee cuentos de princesas, no solo para pasar el rato, la mayoría de los cuentos de princesas inculcan valores y enseñan esa educación que cada ser humano debe tener. 

Los cuentos de princesas como protagonistas pueden ayudar a los padres y profesores a educarlos en valores humanos.

Usa estas lecturas cortas pero enriquecedoras para mejorar tu familia, te ayudaran a ser mejor padre o madre, a que tus hijos sean mejores niños y que tu bebé se desarrolle emocional e intelectualmente sano.

Aurora, la princesa que no conocía la luna

Este trata sobre una princesita muy querida por todos donde era muy consentida en todo lo que quería, excepto en solo una cosa, conocer la luna.

Por mucho que sus padres quisieran complacerla, sentían que no podían.

Pero una bruja malvada la hechizó cuando era una bebé produciéndole así a Aurora que cayera rendida de sueño al caer la tarde y nadie podría hacer nada para que al caer la noche la princesa viera la luna.

Este hechizo que le hizo la bruja malvada fue para que la princesita no asistiera a bailes, ni fiestas, y así no pueda conocer algún príncipe.

Pero tiempo después conoce a un príncipe y se enamoraron, donde no se sabe como pero el príncipe se marchó y regresó con un gran saco brillante.

Era la luna que logró bajarla solo por una noche exclusivamente para Aurora. 

La princesa de la lluvia

Aunque esta no es una historia típica de princesas como estamos acostumbrados a leer.

Tiende a ser una leyenda para niños ya que se parece mucho a los dioses griegos.

Pues la princesa, ganó el pulso de sus amigas y conquistó el derecho de ser la princesa de la lluvia por su ingenio e imaginación.

Todo comenzó cuando un día muy muy lluvioso la princesa y otros niños jugaban en casa, la lluvia no paraba y seguía, parecía que no tuviese fin.

El rey mandó a su hija y a su amigo el conejo a averiguar qué es lo que estaba pasando.

Llegaron a una montaña donde había un pequeño ente de color verde, parecido a un troll, que le prometió a la princesa deshacerse de la lluvia si le daba un beso de amor.

La princesa se negó y la lluvia continuó por años y años, tanto así, que pasaron 30 años.

Un día, cansada del eterno mal tiempo, aceptó ir a ver al troll a la montaña y, para su sorpresa… ya no estaba.

El troll había perecido y con él, cualquier solución para mejorar el tiempo.

Ella lloró y lloró, hasta que un Dios la escuchó, él le concedió un deseo: traer de regreso al regreso al troll para que la ayudase.

¿Por qué no pidió que cesara la lluvia?

Porque ella tenía un buen corazón.

Al ver esta acción, el troll le prometió parar la lluvia por completo.

Todos vivieron felices y el troll se hizo amigo de la princesa.

La princesa rizos largos

Esta con una adaptación de una película muy famosa, está cuenta exclusivamente con una enseñanza y se relaciona mucho con una fábula corta pues la princesa era una niña muy malcriada con el paso del tiempo, era grosera, egoísta, caprichosa y trataba mal a todos.

Pero un día, mientras dormía se le apareció un hada madrina en forma de lechuza y la maldijo diciéndole que debe aprender el don de la cortesía.

La hechizó para que supiera agradecer y respetar a todos.

Al día siguiente su pelo creció enormemente, sin embargo, en poco tiempo, la niña comenzó a cambiar de actitud con todos, ya que su larga cabellera de rizos molestaba a todo el mundo, hasta que el hechizo se extinguió. 

Si te han gustado estos cuentos cortos de princesas, entonces échale un vistazo al cuento de la princesa y su hermoso cabello!