5 agosto, 2014

El burrito

burro3Un día, el burrito de un campesino se encontraba jugando como de costumbre al lado del pozo. En uno de sus saltos y descuidos, el pobre burrito cayó dentro del pozo y se puso muy triste al ver que era casi imposible salir. El animal duró largas horas llorando y sintiendo que era inútil querer salir de allí porque el lugar era muy profundo y él no tenía la fuerza necesaria para hacer el impulso a su salida.

El campesino duró largo rato tratando de sacarlo de aquel lugar y no tuvo éxito. Cansado y pensando que era inútil seguir luchando por aquel burro, decidió que el animal ya era demasiado viejo y pozo estaba demasiado seco como para seguir esforzándose. Llegó a la conclusión que no valía la pena sacar el burro así que decidió tapar el pozo con tierra.

El campesino llamó a todos sus vecinos cercanos y les pidió el favor de ayudar a sepultar el burrito para cerrar de una vez ese pozo que ponía en riesgo la seguridad de todos. Casi todos los vecinos llegaron a ayudar y empezaron a lanzar grandes cantidades de tierra al pozo. El burrito se dio cuenta de lo que estaba pasando y lloró fuertemente, pero después de un rato todo se tranquilizó.

Los pobladores pensaban que el burro ya había muerto, pero a medida que tiraban tierra al pozo se daban cuenta de un sonido extraño. Cuán grande fue la sorpresa de todos al ver que el burrito estaba haciendo algo increíble a medida de que todos lanzaban tierra. El burro se sacudía la tierra y daba un paso hacia arriba para estar cada vez más cerca de la salida, todos seguían llenando el pozo de tierra y al final se sorprendieron al ver como el burro logró salir de aquel lugar y corriendo feliz por todo el campo.

La vida nos pone situaciones como la que vivió el burro y tratará de lanzarte tierra para destruirte. Lo más importante es ser perseverante, sacudirse la tierra y siempre dar un paso hacia arriba.