25 julio, 2014

El payaso maldito

payasoRaquel era una joven un poco antipática y pocas veces se le veía sonreír, ella siempre parecí a de  mal humor y no le gustaba que nadie ajeno a sus amigos se le acercara para hablar un poco. Un día a la ciudad llegó un circo muy esplendoroso y todos los amigos de Raquel querían ir a ver la función con ella. Raquel parecía de muy buen genio ese día, ella fue al circo y estaba alegre como hace mucho tiempo no se le veía. Ese día en el circo un payaso se le acercó y le dio una flor broma que le empapó toda la cara y ella se puso muy furiosa. En frente de todo el público le hizo una gran humillación maldiciéndolo y grito ante todos que odiaba el circo.

El payaso se puso muy triste y al mismo tiempo muy enojado, no soportaba que nadie dañara su función y antes de que Raquel se fuera le juró que todo lo iba a pagar. Ese día Raquel no le puso mucho cuidado y se fue para su casa triste y al mismo tiempo muy furiosa.

En la noche de aquel día tan incómodo para Raquel, ella  se acostó a la misma hora de siempre y se relajó para dormir. A eso de la media noche empezó a escuchar que en su ventana algo estaba tocando y en un principio pensó que era el viento. La noche seguía pasando y Raquel no se podía quedar dormida, ella sentía que algo estaba ocurriendo y empezó a temer por lo que el payaso le había dicho.

Raquel muy cansada se quedó dormida, cuando de repente la despertó el dolor de una puñalada. Al abrir sus ojos vio de nuevo al payaso, pero con un aspecto macabro y perturbador, él tenía un filoso cuchillo y no paró de apuñalarla hasta dejarla completamente muerta.

Al día siguiente la policía encontró a Raquel muerta en su habitación y a su lado había una nota que decía: “Espero que disfrutes mi show en el infierno”.