1 enero, 2016

Gabriel, una abeja peculiar

Hace algunos años nació en pequeña colmena una abeja muy pequeña a la cual le pusieron por nombre Gabriel, a la pobre apenas creció un poco le intentaron enseñar su labor la cual sería salir todos los días en busca de polen y polinizar las flores en las que se posara.

Asi fue como durante un año trato con todas sus fuerzas de ser una buena obrera pero en el fondo sentía que ese tipo de vida no era para ella, pues ella quería viajar y conocer muchas cosas.

Pero cierto día el jardín se redujo a la mitad y la Reina decidió que era hora de buscar otras flores, así que llamaron a Gabriel y le dijeron que por el bien de la colmena era necesario buscar nuevas flores en otros jardines, pero a todos les daba miedo hacer esa aventura.

Al día siguiente bien temprano en la mañana agarro un pequeño bolsito con comida y ropa, se despidió de sus padres y partió en su viaje, al poco rato encontró las más bellas flores que jamás había visto y hasta pudo conocer un arcoíris, así fue como una abeja peculiar pudo salvar a toda una colmena