Gritos en el apartamento 706

Por Isaac / hace 1 año / 0 Comentarios ».

Había un edificio de doce pisos, allí vivían cómodamente una cantidad de vecinos. Un buen día se había pautado una reunión entre vecinos, para discutir asuntos del edificio, a las ocho de la noche ya se acababa la charla, cuando estaban a punto de irse, una vecina los detuvo e insistió en que se quedaran sentados:

  • Ustedes últimamente no han escuchado unos gritos, a cualquier hora en la mañana, en la tarde o en la noche –

Sí, repitieron al unísono, pero ninguno sabía exactamente de donde salían, sin más que decir se marcharon a sus apartamentos.

Gritos en el apartamento 706

Una vecina algo viejita, subía en el ascensor con la señora del apartamento 706

  • Yo sé de dónde vienen los gritos – soltó de una vez las palabras –
  • ¡Ah sí! – le respondió cordialmente la señora –
  • Son los gritos en el apartamento 706, son de ustedes –
  • No debería meterse en asuntos que no le convienen –

Se abrió la puerta de ascensor y la figura de la señora desapareció, entro a su departamento. La vieja asustada y viendo de la mala manera los gritos en el apartamento 706, les relato lo sucedido.

  • Allí debe haber algo más, esto es muy sospechoso –

Los otros vecinos se mostraron asombrados, pero no estaban dispuestos a hacer nada, pues la señora de ese apartamento generaba un temor y respeto, ella siempre vestía de negro, tenía una sonrisa que se dibujaba a veces perversamente y clavaba su mirada detenidamente en las personas, resultaba muy incómodo.

La viejita no podía creer que no fueran a hacer nada, entonces llamo a la policía, ellos tardaron una hora en llegar, pronto se veían las luces azules y rojas en la entrada del edificio, salió un oficial de su carro

  • ¿ Qué ocurre?
  • Los gritos en el apartamento 706, creo que ocurre algo muy malo, deberían subir e investigar lo que sucede –
  • Tranquila, lo solucionaremos rápido. Nos puede guiar, pero siempre manténgase detrás de nosotros – el policía le hizo una señal a su compañero y se bajó del carro –

Estaban allí los tres en el ascensor, pronto llegaron al piso 7, los policías tenían sus manos a los costados donde guardaban sus armas, alertas, la señora iba prudentemente atrás. Tocaron la puerta, nadie abría, la volvieron a tocar con fuerza, el silencio profundo. Luego tumbaron la puerta, pero el apartamento estaba vacío, no había nada, ni nadie, algo espantoso quedaba allí, sangre cubriendo toda la pared.

Comenta esta nota!

Los mejores cuentos cortos

Contamos con muchos Cuentos Cortos con los que podrás educar a tus hijos de una manera muy bonita. Los cuentos que tenemos tienen finales que les dará una buena lección a las vidas de tus hijos, desde respeto hasta el amor.