La abejita traviesa

Por Isaac / hace 4 años / 0 Comentarios ».

En un panal muy alegre y amarrillo vivía una abejita, sus papás antes de ir a trabajar le decían -hijita quédate acá dentro y no salgas- y con un beso en la frente se despedían. La abejita miraba por la ventana como todas las abejas adultas trabajaban.

Un día como cualquier otro sus papás se fueron pero la abejita traviesa no se fue a la ventana sino que espero que sus papás se fueran y empezó a preparar un plan para escaparse y ver el mundo desde afuera. Ella por un momento sintió miedo por todo lo que le habían contado pero por otra parte quería hacer algo distinto. Terminado el plan preparó sus alas y despacito llegó a la salida.

Ella vio todo muy lindo había hermosas flores de todos los colores y con un muy rico aroma, había niños corriendo y jugando. Ella tan emocionada siguió explorando pero sin darse cuenta llegó a un lugar muy oscuro y tenebroso.

Haciéndose la valiente entro y vio unos moscones muy muy grandes. La abejita recordaba que le habían dicho que esos moscones no le tenían miedo a nada y que si entrabas en su territorio no te dejaban salir. Ella se fue pero su zumbido se escuchó, mejor dicho lo escucharon.

Los moscones la acorralaron y en ese momento recordó lo que le habían dicho sus papás y se arrepintió de no hacerles caso. En el panal ya era tarde y todos iban a sus casas y sus papás al no ver a su hija se desesperaron y ellos con unos vecinos fueron a buscarla.

Justo cuando la abejita pensó que no tenía salida apareció un grupo de abejorros los moscones sintieron miedo y se fueron. La abejita también tenia miedo pero no solo de los moscones sino también de que la retaran sus papás la abrazaron y se alegraron de que esté bien, pero en la casa igual un par de retos se llevó. A partir de ese día nunca mas salió de la casa sin permiso.

Comenta esta nota!

Los mejores cuentos cortos

Contamos con muchos Cuentos Cortos con los que podrás educar a tus hijos de una manera muy bonita. Los cuentos que tenemos tienen finales que les dará una buena lección a las vidas de tus hijos, desde respeto hasta el amor.