5 mayo, 2014

La belleza de la princesa

princesabellaEn un reino muy lejano vivía un rey muy poderoso con una hija huérfana que próximamente tomaría el trono como princesa. Esta joven tenía todo lo que cualquier otra chica del reino quisiera tener, mucho oro, joyas, vestido, carruajes y los accesorios más finos en todo el reino; sin embargo la princesa carecía de algo que para ella era muy importante; la belleza.

Todos los días al levantarse la princesa se miraba en el espejo y deseaba con todo su alma ser tan hermosa como mucha otras chicas, ella a pesar de su poder y su dinero no lograba conseguir la belleza, su deseo por obtenerla la empezó a obsesionar y la princesa empezó a llamar a las chicas más hermosas que habitaban en el reino.

Cada día una hermosa doncella era llevada a una habitación secreta de la joven princesa, allí ella les pedía que le dieran su belleza y al ver que esto no era posible, tomaba unas garras y les desfiguraba su rostro. La princesa cada vez dañaba más a las doncellas de su reino, muchas temían de ser atrapadas por ellas así que en el reino los pobladores empezaron a buscar escondites.

La princesa era cada vez más ambiciosa por la belleza, ella deseaba con toda su alma ser muy bella y no iba cansarse hasta conseguirlo. Un día viajó hasta un reino lejano en donde habitaba un gran hechicero, ella le pidió que por favor la hiciera la más hermosa de todas y así fue. La princesa se veía por fin hermosa y cada vez que se miraba en el espejo era muy feliz.

Sin embargo el hechicero al enterarse de todo lo malo que había hecho la princesa por conseguir la belleza, decidió también hacerle una maldición; la princesa sería muy bella para siempre, pero jamás encontraría el verdadero amor.

La princesa vivió muchos años y veía como las chicas a pesar de sus heridas eran felices con el amor, las princesas de otros reinos a pesar de no ser tan hermosas como ella, lograban encontrar un príncipe maravilloso, en cambio ella paso largos años sola y dándose cuenta que la belleza no lo era todo para ser feliz.