2 mayo, 2014

La cueva del diablo

cueva_diablo_6Mis amigos y yo llevábamos mucho tiempo con deseos de hacer un  recorrido por la cueva del diablo. Había muchas historias y advertencias sobre este lugar ya que según los lugareños todo aquel que entrara en la cueva no podía salir de nuevo, sin embargo la intriga era mucha y nosotros poco creíamos las historias de terror que narraban de este lugar.

Un día por fin nos decidimos y un grupo de cinco amigos decidimos entrar en la cueva para hacer un recorrido hasta lo más profundo de ella, el camino parecía largo y un poco enredado, por esta razón decidimos dejar un laso que nos sirviera de guía para volver a salir del lugar. Llevábamos ya mucho rato caminando y todo era muy oscuro, aquella cueva parecía no tener un final y todos estábamos cansados, no encontrábamos animales y mucho menos nada extraño, parecía que todo era una simple leyenda.

Todos descansamos un momento en una gran roca dentro de la cueva y cuando quisimos regresar nos dimos cuenta de que alguien había cortado la cuerda que habíamos dejado, todo parecía estar perdido puesto que la cueva era muy oscura y a pesar de que teníamos una linterna, esto no era suficiente para encontrar el camino correcto de la salida.

Todos un poco angustiados empezamos a avanzar y de repente una luz roja empezó acercarse desde lo más profundo de la cueva, cada vez estaba más cerca y todos muy asustados por las leyendas del lugar empezamos a correr tomando diferentes caminos; yo logré encontrar la salida y sentí mucho alivio al estar fuera, esperé varias horas pero mis amigos nunca salieron de allí; nunca más supe de ellos y las autoridades no pudieron hacer nada. Desde ese entonces el misterio de la cueva es mayor, nadie sabe si a mis amigos los mataron o murieron por no encontrar la salida de la cueva.