9 abril, 2014

La gata encantada

Gata encantadaEn un reino muy lejano vivía un apuesto y soltero príncipe que deseaba con todas sus fuerzas conocer a una chica con un corazón muy noble y una belleza única capaz de conquistar todo su corazón. Muchas de las chicas de todo el reino asistían al palacio para conocerlo y para tratar de conquistarlo con el fin de que él se decidiera por una de ellas; sin embargo el príncipe no hallaba la mujer que le hiciera sentir el deseo de casarse y ser feliz para siempre.

Para consolar su corazón triste, el príncipe se divertía jugando con Zapaquilda, una hermosa gata que le daba cariño y diversión, en ella siempre encontraba tranquilidad y mucho amor. Una mañana mientras jugaban, el príncipe le dijo en voz alta: “Eres tan cariñosa y adorable que, si fueras mujer, me casaría contigo.” De repente una bella luz iluminó el palacio y en ese mismo instante apareció una bella hada madrina, ella le dice al príncipe que su deseo será concedido, con un par de palabras mágicas y un poco de polvo de hadas, Zapaquilda se convirtió en una hermosa chica con las cualidades que el príncipe tanto había soñado.

A la semana siguiente se llevó a cabo la Boda, todos los nobles y campesinos del reino asistieron para conocer a la nueva princesa y dueña del corazón del príncipe, todos se fascinaron al ver su belleza y se preguntaban de donde había salido tan bella señorita. El festejo fue por todo lo alto, el mejor banquete, la mejor música y el mejor baile; el príncipe logró encontrar la felicidad que tanto deseaba y desde allí cuidó con todo su amor a Zapaquilda, para él nunca hubo mejor tesoro y estuvo agradecido toda su vida con la hada madrina. Zapaquilda cuidó siempre de su príncipe y nunca dejaron de divertirse como cuando ella era solo una gata.