29 noviembre, 2016

La navidad… no es cuento

Desde el nacimiento del Niño Jesús en Belén de Judá, cada año celebramos este acontecimiento sin distinción de raza, credos o religión, es mundial. Es así como en mi ciudad natal, Valencia, la Nueva Valencia del Rey, Estado Carabobo, Venezuela, también nació un niño Jesús en Belén.

Hace muchos pero muchos años, en el pueblo de Belén, cerca de Guigue, cuenta una antigua historia, la noche del 24 de diciembre, una pareja muy joven llegó a este pueblo pues estaban de paso y les agarró la noche.

La navidad no es cuento

La joven de 15 años de edad y el hombre un poco mayor como de 25 años, llegaron en un burrito, su medio de transporte, buscando donde pasar la noche. Como era muy tarde, nadie confió en ellos y luego de tres intentos con su debida negación, les permitieron pasar la noche en un refugio de animales de la jornada agrícola.

En él, una vaca, una mula, cuatro gallinas y dos ovejas, fueron la compañía de la pareja. La muchacha, María, muy humilde, ya estaba en labor de parto y su esposo José, inexperto por ser primerizo, no sabía qué hacer.

Recostada en un montón de paja donde comían los animales, nace el niño, quien con su llanto lejos de asustar a los animales los atrajo a él y como por obra de ángeles todos lo rodearon. El cielo se iluminó con una gran estrella y de los caseríos cercanos llegaron pastores y habitantes vecinos. El niño cuyo nombre fue Jesús, sonreía y tranquilamente durmió.

Desde Puerto Cabello, Bejuma y Montalbán llegaron tres ricos hacendados quienes eran reconocidos por su bondad y riquezas. De las costas carabobeñas llevaron al niño, peces y frutos de mar, de Bejuma verduras y frutas y de Montalbán, naranjas. Y los padres de Jesús, se preguntaban cuál era el motivo de tantos regalos? ¿Quiénes eran esos señores que tan amablemente les regalaban sin pedir? Y nuestra historia, como todo cuento de navidad, tiene explicación.

Estos tres personajes, eran amigos desde pequeños y siguiendo una promesa de amistad, acordaron que cada 24 diciembre, como en Belén de Judá, harían lo que los tres reyes magos Melchor, Gaspar y Baltazar hicieron cuando nació el niño Jesús. Cargados de presentes alegraron a esta pareja, que con mucho agradecimiento compartieron sus parabienes… Y todavía en cada 24 de diciembre nace un niño Jesús en Belén de Güigue… y en cada corazón de los hombres de buena voluntad. Nunca dejes de soñar y que el Niño Jesús te colme de bendiciones.