16 abril, 2014

La niña en la casa de la montaña

Casa montanaHace algún tiempo mi padre y yo decidimos mudarnos a una casa ubicada en lo alto de la montaña, ambos queríamos dejar la vida en la ciudad y los malos recuerdos que nos había dejado mi madre al abandonarnos.

El día en que llegamos a la casa todo parecía ser perfecto, aunque era un poco antigua se veía lujosa y con espacios para jugar por todas partes sin sufrir incomodidades, era adornada por un bello jardín y tenía todo lo que mi padre y yo habíamos deseado. Sin embargo con el pasar de los días todo comenzó a tornarse extraño, en la casa se sentía un aire horrible y escalofriante, cuando yo entraba en las habitaciones sentía que me observaban y escuchaba como si bajaran por las escaleras. Le dije a mi padre lo que me pasaba pero él me decía que era el clima y todo era producto de mi imaginación, sin embargo yo sentía temor y sabía que podía ser algo más.

Una noche mientras dormía tranquilamente, sentí que la puerta de mi habitación se abrió, me desperté y cuando miré hacia la puerta vi una niña agachada llorando, ella se cubría su rostro con las manos y no pude ver cómo era, yo me asusté mucho y corrí a la habitación de mi padre, él se asustó pero me dijo que todo había sido un sueño y que todo estaría muy bien.

Al pasar más horas en la noche, la niña encontró la habitación de mi padre, ella se lanzó sobre él y le hizo una marca con un cuchillo, yo solo grité y cerré porque no quería que nada me pasara a mí.

Al día siguiente mi padre se despertó con la marca en su rostro con el cuchillo, yo le dije que nos fuéramos pero era como si él hubiera perdido la razón, no recordaba a la niña y decía que su marca era por un accidente.