30 abril, 2014

La Nuez de Oro

Nuez de oroEn una humilde aldea vivía una linda joven llamada María, ella era hija del guardabosques y como costumbre visitaba todas las tardes el bosque para dar un paseo recolectando frutos y flores por todo el camino antes de llegar a casa.

Un día, la bella joven hacía su recorrido como de costumbre cuando de repente vio que bajo algunas hojas caídas brillaba algo con mucho esplendor, ella se acercó para ver de qué se trataba y se sorprendió mucho al ver que era una hermosa Nuez de Oro. La chica se alegró mucho por haber descubierto esta pieza de tanto valor, sin embargo en ese mismo momento escuchó que una voz muy aguda le decía a sus espaldas “Devuélveme mi Nuez”; ella se dio la vuelta pero no vio a nadie así que continuó su camino, pero de nuevo escuchó aquella voz diciendo “Vamos niña, devuélveme mi nuez”, la chica de nuevo se dio la vuelta y esta vez vio que un pequeño duendecillo era quien le pedía de nuevo la nuez.

María muy sorprendida quiso retar al duende para devolverle su nuez, ella le pidió que le dijera cuentos pliegues tenía la nuez en la corteza de lo contrario la usaría para dar ropa y juguetes nuevos a todos los niños de la aldea. El duende aceptó el reto de María y le dijo que tenía mil cien pliegues en la corteza, María los contó uno por uno y se dio cuenta que el duende tenía razón; como se lo había prometido, ella quiso devolverle la nuez al duende, pero este muy contento le dijo que por su generosidad le quería regalar esa nuez para que todos sus deseos se hicieran realidad; la nuez además de ser de oro también era mágica y todo lo que le pedían era concedido.

El duende se esfumo en segundos y María pidió el deseo para los niños de la aldea, de inmediato todos en la aldea tenían nuevas ropas, alimentos y muchos juguetes. María entendió que su generosidad había sido recompensada y desde ese entonces no se separó nunca más de su nuez de oro.