21 julio, 2014

La oruga

orugaMari era una oruga como cualquier otra y al igual que la mayoría de su especie, esperaba el gran día de convertirse en una hermosa mariposa para volar a lo más alto del jardín y disfrutar más de toda la naturaleza.  Cada día Mari se quedaba mirando al cielo y soñaba con el gran día de volar alto, ella sentía que ya era hora de partir y buscar un lugar muy hermoso en donde pudiera ser verdaderamente feliz y sin una vida tan monótona.

Un día Mari decidió partir con otras orugas hacía otro lugar del jardín, todas buscaban una hoja perfecta para iniciar con la metamorfosis que cambiaría su aspecto para siempre. El gran día había llegado y Mari se sentía muy ansiosa por llegar a ser esa hermosa mariposa que siempre había soñado.

Ese día todas las orugas se aferraron a diferentes hojas que escogieron por propia voluntad. Para su mala suerte ese día se desató una gran tormenta y todo se complicó mucho hasta el punto de tener que aferrarse fuerte a las hojas para no morir. Las orugas estaban muy tristes y ya no querían esperar más para ser mariposas.

Mari duró mucho tiempo aferrada a las hojas hasta que un día despertó siendo diferente. Tenía unas grandes y enormes alas que le permitían ver el jardín desde otro lado; todo era muy hermoso, colorido y lleno de vida.

Mari y sus amigas empezaron a volar muy alto y vieron que la naturaleza era demasiado hermosa, sentían que la libertad era un sueño, se imaginaban viajando muy lejos y disfrutando de todo lo que ahora podían observar.

Por fin el sueño de las orugas se había hecho realidad, ahora eran hermosas mariposas volando libres en el viento y sintiendo la verdadera felicidad. Mari comprendió que nunca se debe desistir ante una dificultad, porque tras la tormenta siempre aparece un día soleado, hermoso y listo para volver a soñar.