31 marzo, 2014

La sombra del terror

Sombras terror

Eran las 3:07 de la madrugada, el clima era frío, pálido y sin asomo mínimo de tranquilidad. Andrés se encontraba durmiendo tranquilamente en su habitación, la que se encontraba  en la planta superior de la casa. De repente, un ruido lo despertó y él, en su curiosidad, decidió bajar. “¿Alguien entraría a robar a mi casa?“, pensó con un poco de preocupación.

Lenta y sigilosamente bajó las escaleras, tomó el bate que había dejado el día pasado después de haber jugado y, de inmediato, comenzó a comprobar qué era lo que había sucedido. Al notar que no había nadie, encendió la luz y comprobó nuevamente todo. “Quizá fue sólo un sueño“, dijo en voz alta mientras tomaba rumbo hacia su habitación.

Sin embargo Andrés experimentó algo extraño cuando se dirigía nuevamente a su cuarto, ya que inmediatamente una sensación fría, seca, prácticamente indescriptible se encontraba tras él. En ese preciso momento se giró para comprobar qué era lo que sucedía, sin embargo no vio nada, pero después de un rato notó que algo bajaba por su espalda… De inmediato colocó su mano, y al notar que de ella salía sangre, entró en un estado de pánico.

Andrés se dirigió rápidamente hacia el baño, para ver en el espejo qué era lo que tenía allí, pero misteriosamente no vio nada. Él no entendía qué era lo que sucedía, pero antes de apagar la luz del baño, pudo ver una sombra en el espejo, la cual estaba detrás de él… Lastimosamente no tuvo ni un segundo para encender nuevamente la luz, ya que inmediatamente su cuerpo cayó inmóvil al suelo, sin poder mover ni siquiera sus dedos.

Él no entendía qué era lo que sucedía, pero en su confusión, pudo ver cómo lentamente se acercaba una sombra hacia él, hacia el cuerpo que aún seguía vivo, era la sombra del terror.