16 enero, 2016

Lolo el gato

Lolo el gato ya estaba harto de ver a la pequeña ratona Maria andar de aquí para allá en la casa de sus dueños, la pequeña Maria se escabullía por toda la casa y es que Lolo sólo se quejaba. claro, la perseguía por todas partes pero ella siempre se le escapaba, un día Lolo decidió seguirá, no asustarla y encontrar por fin su madriguera, Maria salió por comida cómo todas las noches y Lolo encontró su madriguera pero vio que ahí habían tres hermosos y muy tiernos ratoncitos, le conmovieron tanto que les dejo comida, y ellos agradecidos le lamían las patitas a Lolo, fue así cómo Maria y Lolo se llevaron muy bien.