11 diciembre, 2016

El reino mágico de las maravillas

En tiempos remotos existió un lugar en un valle escondido y desconocido. Su nombre, el reino mágico de las maravillas. Este lugar era un lugar encantado y encantador. Todos vivían felices, trabajando, con armonía y felices. Era la envidia de la comarca.

El reino mágico de las maravillas

El Rey, Marcos I tenía una hija, Anastasia, muy linda, inteligente y dulce, la cual se preparaba para ser la reina del reino mágico de las maravillas. Luego a este lugar llegó un día una mujer muy malvada, quien se empeñó en tomar el reino a la fuerza para ella.

Los moradores quisieron alertar al Rey Marcos I, pues le habían visto merodeando por palacio. Buscaron a sus caballeros Renato, Rodolfo y Ricardo, para que le informaran al rey el malvado plan de la bruja.

Anastasia, era muy amiga de los tres caballeros quienes le alertaron y de inmediato fue a donde su padre el cual… no le creyó. Cierto día Anastasia paseaba por el bosque cercano y se le acercó una linda y simpática anciana quien al verla, le saludo.

Ella amablemente le invitó al palacio para que conociera los jardines de este. La anciana aceptó, sin perder tiempo, una vez en palacio, invocó un conjuro para que la princesa enfermara y no poder ser reina.

Los tres caballeros del reino mágico de las maravillas, regresaban de una misión que el rey les había encomendado. Al ingresar a palacio, se percataron, todo había sido detenido. El tiempo en el palacio parecía no existir.

Asombrados los tres caballeros buscaron al rey para preguntar qué pasaba… Solo encontraron a la anciana.
Rápidamente se dieron cuenta de quien se trataba. La escucharon invocar a las fuerzas malignas y enemigos de la alegría y la felicidad.

Renato, considerado un buen mago, Ricardo, excelente imitador y Rodolfo tenía poderes mentales para mover las cosas. Ente los tres, prepararon un plan. Fueron donde la anciana.

Ricardo imitó el rugir de dragón, Renato, hizo aparecer humo y Rodolfo hizo caer sobre la bruja un candelabro que colgaba del techo. Aprisionada la anciana bajo este, la obligaron a romper el hechizo, y ella, así lo hizo.

Una vez que todos volvieron a la normalidad, el rey Marcos I y su hija Anastasia, celebraron la valentía y la lealtad de los caballeros. Los nombraron nobles de la corona. Poco tiempo después la princesa y Renato se convirtieron en, Reina y Rey del reino mágico de las maravillas.